Acusan a tres personas (incluyendo un menor de edad) por hackeo a Twitter que afectó a Biden y Obama

Tres personas fueron acusadas por su presunta participación en un ciberataque masivo a Twitter a principios de julio, el cual tomó el control de cuentas de usuarios destacados como Joe Biden, Barack Obama y Elon Musk, y las utilizó para promover una estafa de bitcoin.

Entre los acusados están Mason Sheppard, un joven de 19 años del Reino Unido que en línea se hacía llamar “Chaewon”; Nima Fazeli, una joven de 22 años de Orlando, Florida, cuyo alias era “Rolex”, y un menor de edad, según detalló un comunicado del fiscal de Estados Unidos David Anderson.

El menor, Graham Ivan Clark de 17 años, fue arrestado en la mañana de este viernes en Tampa después de una indagación realizada por investigadores federales y estatales, señaló el fiscal estatal de Hillsborough, Andrew Warren. La declaración afirmó que Clark fue el “autor intelectual” de los hechos.

Warren explicó que su oficina maneja la acusación porque la ley de Florida permite una mayor flexibilidad que la ley federal para imputarle a un menor cargo como adulto en un caso de este tipo.

CNN está tratando de identificar a los abogados que representan a los individuos mencionados.

“Existe una falsa creencia dentro de la comunidad de hackers criminales acerca de que los ataques como el ciberataque a Twitter pueden perpetrarse de forma anónima y sin consecuencias”, sostuvo Anderson en un comunicado. “El anuncio de la acusación de hoy demuestra que entusiasmo del hackeo nefasto en un entorno seguro, por diversión o beneficio, será de corta duración”, advirtió.

El FBI dijo que dos personas acusadas del ataque fueron detenidas.

“Los arrestos de hoy representan solo el primer paso para la ejecución de la ley”, sostuvo el agente especial asistente del FBI San Francisco a cargo Sanjay Virmani. “Nuestra investigación continuará identificando a cualquier otra persona que pueda haber estado involucrada en estos delitos”, indicó.

Un portavoz de la Agencia Nacional del Crimen de Gran Bretaña dijo que la entidad había registrado una propiedad en Bognor Regis, West Sussex. Sin embargo, no ha realizado arrestos.

En un comunicado emitido este viernes, Twitter señaló que apreciaba “las rápidas acciones de las fuerzas del orden en esta investigación y continuará cooperando a medida que avanza el caso”.

Durante el hackeo a Twitter este mes, las cuentas afectadas publicaron tuits similares en los que pedían donaciones a través de bitcoin a sus perfiles verificados.

Después del ciberataque, hubo aproximadamente 415 transferencias a la dirección de bitcoin sospechosa por un valor de 117.457,58 dólares, según la acusación federal.

Una fuente policial le dijo a CNN que los investigadores creen que el motivo detrás del hackeo fue el robo de bitcoins y la venta de acceso a las cuentas, en lugar de un esfuerzo de inteligencia por parte de un gobierno extranjero.

 

Tomado de www.cnnespanol.cnn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *